Madre mía, ¡qué nombre más largo de receta! Si lo dices al servirlo a tus comensales quedas como un profesional y todo.

Eso sí, hay que intentar ser descriptivo, que si no luego te buscan en Google y no te encuentran.

Hoy voy a compartir un plato que hice en la sociedad gastronómica para unas 15 personas. Un infierno en toda regla, amigos, pero al menos el resultado mereció la pena.

Seamos receta, lo peor de la receta es la porquería de foto que hice, debo reconocerlo. Pero como nos ocurre muchas veces, en ocasiones, te pueden más las ganas y tampoco es que en un sótano haya la mejor iluminación del mundo, como fue el caso. Así que esta vez toca imaginarse lo bueno que estaba, más que verlo.

Vamos al lío, pero antes de empezar, un par de aclaraciones sobre dos de los ingredientes:

Foie gras fresco:

Yo me lío con los tipos de foie que hay y cuál es el de untar y cuál el de freír. Pues bien, el foie gras fresco es el hígado, de pato o ganso, que está crudo y que es el que solemos usar para freír a la plancha.

Luego tenemos los patés, entre los cuales encontramos:

  • Foie gras Mi-Cuit : Untable, pero es 100% hígado, (solo que cocido).
  • Parfait de foie gras: Untable y contiene entre un 75% y un 50% de hígado.
  • Mousse o Galantina de foie gras: Untable, pero que contiene menos de un 50% de hígado.
  • Y otros patés sin nada de foie gras, hechos a base de carnes picadas, verduras, especias, etc

Vino de Pedro Ximenez:

Otra de los productos con los que me liaba era el licor de Pedro Ximenez. Al principio creía que era la marca de una bodega… Lo que hace el desconocimiento, pero no es así. Es una variedad de uva, de moscatel, a partir de la cual se elabora un vino dulce de alta graduación.

Una vez con las cosas claras, nos ponemos el delantal, nos lavamos las manos y empezamos:

Print Recipe

Tiempo elaboración:

90 minutos
Ingredientes
personas
Elaboración
  1. Lo primero que vamos a hacer es limpiar con un trapito los boletus. Según la cantidad de tierra o impurezas que tenga, necesitaréis humedecer el trapo levemente para que os resulte más sencillo dejarlo apto para que los comensales no se encuentren sorpresas. También podemos limpiar los tallos cortando el exterior con un cuchillo pequeño y afilado.
  2. Una vez limpios, separamos el tallo, que es más duro y lo cortamos pequeño. Con la parte superior del hongo, hacemos láminas de medio centímetro, aproximadamente. Eso sí, con mimo y cuidado, para que no se partan.
  3. Ponemos una sartén con abundante aceite y, cuando esté caliente, echamos los boletus y añadimos sal, de forma que queden cubiertos. Dejamos que se confiten durante unos 45 minutos. Estad atentos y removed de vez en cuando si es necesario, pero con mucho cuidado de que no se nos despedacen.Hongos confitados
  4. Una vez en este punto, ponemos el Pedro Ximenez en un cazo, de modo que el calor reduzca el líquido a la mitad de la cantidad que hayamos puesto.
  5. Cogemos otra sartén, le echamos una gota de aceite y le ponemos los trocitos pequeños de los troncos de los hongos y sal. Cuando ya estén hechos, añadimos el foie gras picado en daditos pequeños. Unos minutos y ya estará hecho. Quitamos un poco de aceite que se habrá desprendido del hígado (si queremos) y echamos el Pedro Ximenez ya reducido. Removemos todo y le damos un par de minutos. Probamos y rectificamos de sal si es necesario.
  6. Cuando quede poco para que los hongos confitados estén listos, preparamos los platos y ponemos a calentar la salsa.
  7. Ponemos la plancha o sartén y hacemos los solomillos de ternera a nuestro gusto (por favor, las zapatillas son sólo para correr, así que ojo con el punto).
  8. Emplatamos, poniendo los solomillos, la salsa y los hongos confitados, tras escurrir el aceite.
  9. Un plato, caro, calórico y delicioso. Vamos, que no lo váis a encontrar en un menú del día del bar de la esquina.
Trucos y Consejos

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*