Me he puesto a leer un poco sobre la pizza, y en concreto sobre la Margarita. Esa variante que nunca pido en una pizzería, porque no se parece en nada a lo que debería ser.

Se trata de una de las más simples, pero el secreto de que quede deliciosa no es otro que el de usar productos de calidad y usarlos correctamente por supuesto.

Las primeras pizzas napolitanas datan de principios de 1700, y sus variantes margarita y marinera son las más auténticas (dando lugar después a multitud de variantes).

La margarita fue la primera en incorporar queso (antes tenía solo la masa y tomate) a finales de 1800, dando origen a la pizza moderna.

Como curiosidad contaros que la pizza napolitana es la única con denominación de origen. Por ello exige unos métodos de preparación muy específicos y casi todos manuales.

Nosotros haremos el sucedáneo casero. Es a lo máximo que podemos aspirar si no somos la abuela de la tele que tiene horno de piedra en casa. Pero si tienes a la suegra en casa gritando y al suegro en camiseta y calzoncillos, será casi como estar en Nápoles.

Print Recipe

Tiempo elaboración:

140 minutos
Ingredientes
personas
Elaboración
Para la masa:
  1. Empezamos limpiando bien la encimera y secándola.
  2. Mezclamos la harina y la sal y hacemos un volcán con ella.
  3. Mezclamos la levadura y el agua (templada) y tras reposar unos minutos la echamos en el crater del volcán y vamos echando la harina hacia dentro.
  4. Amasamos unos 10 minutos hasta lograr una masa elástica. Una vez hecho esto la dejamos reposar 2 horas tapada con un paño húmedo. Tras ello la extendemos fina.
Para el resto:
  1. Precalentar el horno arriba y abajo a 230º o más.
  2. Cuando este caliente, ponemos la masa untada ligeramente de aceite en él.
  3. Cuando la masa este empezando a tostarse la sacamos y le ponemos la salsa se tomate extendida, encima la mozzarella cortada en rodajas, un chorrito de aceite y la metemos al horno (sin ventilador).
  4. Esperamos hasta que el queso se funda y la masa se acabe de hacer.
  5. La sacamos y echamos por encima (cortada no muy fina) la albahaca. Y a comer!!
Trucos y Consejos

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*