Llevaba ya días con antojo de hacer este plato, no se si es porque desde julio no me acerco por mi Donosti querida o porque el exceso de calor mediterráneo de estas fechas me tiene descolocada, el caso es al pasar por la pescadería no me he podido resistir a comprarlos y a darme ese capricho.

Los txipirones en su tinta son plato tradicional de la cocina vasca, y creo que hay tantas formas de hacerlos como cocinas para elaborarlos, y la mejor forma, por supuesto, es la de cada uno, o la de nuestra madre… Normalmente siempre los cocinado junto con la salsa, todo a la vez, pero hay que ir probando y ésta es una forma realmente buena, a mi me han encantado y a Marcos también, así no dejéis de probar!!

Print Recipe

Tiempo elaboración:

80 minutos
Ingredientes
personas
Elaboración
  1. Limpiamos los txipirones, y reservamos con cuidado la bolsita de la tinta.
  2. Hacemos una salsa de tomate, para ello doramos ligeramente con un buen chorro de aceite unos 4 dientes de ajo pelados pero enteros. Añadimos la cebolla picada, la dejamos sudar 2 o 3 minutos y añadimos el puerro también picado. Una vez bien pochada la verdura añadimos el tomate troceado. Echamos sal y azúcar en la misma proporción, el laurel y las pimientas y dejamos hacer el tomate a fuego suave durante una media hora. Dejamos templar, lo pasamos por el pasapures y añadimos una cucharada de cada salsa. Reservamos.
  3. En otro puchero, con el resto de los ajos, doramos a fuego fuerte los txipirones, añadimos un chorretón de brandy, lo dejamos que se evapore un poco, tapamos y bajamos al mínimo, lo dejamos haciéndose una media hora o hasta que esten mas bien tiernos. Añadimos la salsa de tomate, y en el mortero, con unos granos de sal gorda, machacamos las tintas añadimos un chorro de agua y removiendo bien lo añadimos a la cazuela, repetir la operación para aprovechar al máximo la tinta. Dejar 10 minutos mas para que se integren los sabores o hasta que esten completamente tiernos.
  4. Por último, cortar las patatas paja, o lo que es lo mismo, primero en láminas muy finas con ayuda de una mandolina, y después en tiras finas. Las metemos en un recipiente con agua para quitarles el almidón, las escurrimos y secamos bien y las freímos, preferiblemente en aceite de oliva suave. Una vez doraditas las ponemos sobre papel de cocina para quitarles el exceso de grasa y emplatamos como más nos guste.
  5. Un plato tradicional pero exquisito donde los haya.
Trucos y Consejos

Una Respuesta

  1. Alberto Rincón

    menos mal que metes recetas!! yo tengo un par de ellas pendientes y no tengo tiempo. Vale, estoy vagueando demasiado…

    Nunca he hecho txipirones en su tinta. Habrá que comparar con la receta familiar.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*