Ya estamos en pleno veranito y aquí por Donostia se deja ver el sol de vez en cuando. Y entre cervecita y cervecita de terrazeo, nos metemos a la cocina de nuevo para hacer alguna cosita.

Vamos con un aperitivo perfecto, que podemos hacer previamente a falta de darle un toque final en el horno antes de servirlo. Y a nosotros nos apetece comerlo al aire libre, con unas tostas de un buen pan si puede ser. Si no tienes terraza, cógete el tupper y llévate el mantel para comer en algún parque de tu ciudad.

Y es que esta época del año es genial para hacer cenas informales, en las que llenas la mesa de pintxitos, y la gente charla mientras se sirve de un plato y de otro. Y si en una mano tienes una copita de vinito blanco fresco y ligero, pues ya es el nirvana.

Además, como ya es tarde otra para la operación bikini, es mejor que nos abandonemos directamente a las tentaciones terrenales.

Print Recipe

Tiempo elaboración:

30 minutos
Ingredientes
personas
Elaboración
  1. Pelar los langostinos, los cortamos en 3-4 trozos cada uno y reservamos.
  2. Ponemos la nata y el queso a fuego lento que se haga durante unos 5 minutos.
  3. Mientras, picar la chalota y poner a pochar en la mantequilla (en una olla).
  4. Mientras se dora abrimos los aguacates por la mitad y picamos el interior en daditos.
  5. Cuando la chalota esté dorada, añadimos los trozos de langostino y ponemos a fuego fuerte hasta que se doren. Añadimos el aguacate y damos unas vueltas mientras salpimentamos.
  6. Acto seguido añadimos la crema de nata y queso y removemos todo para que se integre. Probamos para corregir el salpimentado si hace falta.
  7. Ahora lo sacamos y rellenamos con ello la cáscara de los aguacates. Lo metemos en el horno con el grill para que se dore.
  8. Lo servimos así con pan tostado para que cada uno se haga sus tostas.
Trucos y Consejos

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*