Estamos en plena semana santa, y entre procesión y procesión, podemos meternos entre pecho y espalda unas buenas torrijas.

Que no serán carne, pero deben de ser pecado de lo buenas que están.

Estas torrijas no son las típicas, están hechas con pan de brioche y se pasan ligeramente por la sartén con azúcar. Merece la pena hacerlas.

Se pueden hacer con una salsa inglesa de fondo, que lleva más trabajo, pero que está buenísima, aunque se puede poner también un buen helado de vainilla derretido, o no poner nada directamente.

Print Recipe

Tiempo elaboración:

2 horas
Ingredientes
raciones
Elaboración
  1. Primero mezclamos en un bol los ingredientes para empapar la torrija (todos menos el brioche obviamente).
  2. Cortamos el brioche en rodajas de unos 3 cms de grosor y quitando los bordes.
  3. Ponemos en un recipiente el líquido de empapar, teniendo en cuenta que tenemos que poner también las torrijas y a poder ser tienen que entrar lo más justas posibles, para que el líquido empape bien. Ponerlas 45 minutos por un lado y darles las vuelta para ponerles otros 45 minutos, echando con una cuchara líquido por encima de vez en cuando. Igual hay que ponerles un poco de peso al principio, para que el brioche baje y coja bien el líquido.
  4. Mientras haremos la salsa inglesa (opcional, que podemos sustituir con un buen helado de vainilla líquido). Para ello ponemos la leche con la canela a infusionar y sin que hierva.
  5. Mientras pasan unos 5 minutos infusionando, echamos las yemas y el azúcar en un bol y mezclamos. Después sacamos el palo de canela y echamos poco a poco las yemas con el azúcar. Poco a poco mientras removemos.
  6. Siempre a fuego lento y sin que hierva, removemos durante una media hora, hasta que engorde y quede lista. Si le damos demasiado calor, se nos cuajará el huevo y lo tendremos que tirar.
  7. Echamos un poco de la salsa inglesa en los fondos de los platos, y vamos con el marcado de las torrijas. Ponemos fuego fuerte la sartén con mantequilla. Echamos abundante azúcar en la parte de arriba y las ponemos un rato en la sartén hasta que el azúcar se tueste (pero ojo que no se queme). Hacemos lo mismo por el otro lado y las ponemos en los platos.
Trucos y Consejos

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*